5 de julio: ¡History is a bitch!

Hoy es inevitable la manoseada frase “quien no conoce su historia, está condenado a repetirla“. Quisiera parafrasear, no la estamos repitiendo, estamos penados a sufrirla. History is a bitch.

En Venezuela las últimas décadas hemos presenciado la deformación de nuestra historia, hasta el punto que recordamos más las leyendas y las “versiones” politizadas, que los hechos reales ocurridos en nuestro pintoresco país. Trataré de manera sucinta explicar lo ocurrido el 5 de julio de 1811 y dilucidar porque es importante saberlo para nuestro futuro inmediato.

El 5 de julio de 1811 se produjo una votación histórica en el seno del Primer Congreso de Venezuela (cuyo nombre original fue “Junta General de Diputación de las Provincias de Venezuela”), que luego adquirió rasgos constituyentes, que concretó la ruptura con la corona española y llevó a la independencia de Venezuela. Este órgano se integró en marzo de 1811 y su misión inicial era organizar y diseñar el gobierno del país, mientras se aclaraba el asunto de la sucesión de la corona española; fueron 44 diputados los que integraron este congreso, electos en noviembre de 1810 bajo sufragio censitario y de segundo grado.

Este Congreso General se conformó por 44 venezolanos de diferentes bandos, independentistas, monárquicos y la mayoría indecisa. Cada facción tenía sus propios intereses, sumado a las profundas diferencias que la forma colonial había introducido en los genes sociales de la nación ¡Qué retos tan grandes vivieron nuestros ancestros!

El 28 de marzo se designó una comisión para redactar una “constitución de la provincia de Caracas”, para que sirva de molde para las demás provincias participantes y conformar una “confederación de provincias” (germen de lo que luego llamamos Federación). La comisión se tardó mucho, y por eso varias provincias dictaron sus propias constituciones sin esperar a Caracas. La sempiterna relación de amor/odio de la provincia con la capital.

El 1 de julio de 1811 el Congreso produce un documento vital de la historia política mundial, al publicar los “Derechos del Pueblo”, que se considera la tercera declaración de derechos humanos de la historia universal. Ya la mesa estaba servida para el paso final.

El 5 de julio se materializa la ruptura iniciada el 19 de abril de 1810. El objetivo del Congreso cambió diametralmente, y en lugar de cumplir con el juramento “asegurar y proteger los intereses de Fernando VII” terminamos creando un país. En la mañana se sometió a votación la declaración de independencia, la cual fue aprobada 43 votos a favor y 1 en contra. No se firmó nada, ni se publicó documento alguno salvo el acta de la votación.

acta_de_independencia

Esa tarde del 5 de julio, se le entrega la responsabilidad de redactar el acta formal al ideólogo detrás del pensamiento independentista: Juan Germán Roscio. Es el 7 de julio de 1811 que el Congreso aprueba el acta de independencia, y desde ese día inician los actos civiles y militares para el reconocimiento del nuevo país. Todo culmina en diciembre de 1811, con la aprobación de nuestra primera constitución y tercera en la historia constitucional moderna.

Roscio

Así que lo que se conmemora el 5 de julio es la decisión formal de ser un país soberano. La independencia de hecho había sucedido el 19 de abril de 1810, cuando se tomó la decisión política de dejar de ser una colonia y forjar los escenarios (aún detrás del disimulo cabrujiano de “preservar los derechos de Fernando VII”) para la creación de una república.

Hoy, 206 años después, la república que nuestros padres imaginaron ha vivido una montaña rusa de emociones. Hemos visto nacer y morir 26 constituciones, cada una la expresión de nuestra inconformidad e inmadurez política. Hemos vivido democracias, dictaduras y dicta“blandas”; hemos vivido bajo la égida militar y también civil. Hemos vivido golpes de estado, atentados, asaltos, amoríos infames, gastos “cubridos”, partidas secretas, dólares preferenciales (Recadi/Cadivi/Dicom), corrupción, héroes, democracia, Billo’s, tequeños con güisqui, y así. En este sempiterno bochinche mirandino hemos sido felices e infelices al mismo tiempo, como si viviéramos atrapados en una canción de The Cure.

Pero esa vida emocionante, quizás no sana pero emocionante, está por llegar a su fin. La fraudulenta propuesta constituyente culmina los excesos que dieron al traste con la “4ta república”, pero también con los desmanes y abusos del totalitarismo de la “5ta”; si la constituyente se materializa (por la fuerza como se evidencia) estamos frente a una nueva etapa de nuestra historia: el pranato como forma de gobierno.

Las evidencias de los últimos 100 días me indican que tendremos un gobierno tumultuario, basado en la agresión como herramienta de persuasión. ¿Abandonaremos la democracia y el diálogo, para que la violencia sea la moneda de intercambio social?

Mientras escribo, ocurre el asalto a la Asamblea Nacional por grupos paramilitares oficialistas, y no puedo evitar volver al párrafo inicial: history is a bitch.

En un deja vú, los venezolanos fuimos testigos del asalto al congreso en enero de 1848 por parte de José Tadeo Monagas, quien pulseaba con José Antonio Páez, y que sirvió de telón para el periodo más sangriento de nuestra historia moderna: la Guerra Federal. Allí fueron asesinados diputados y se inició una oleada de levantamientos e intentos de golpes de estado. El gobierno tumultuario ganó espacio en nuestro hábitat político. Para cuando estalla la guerra federal, la erosión política a las instituciones permitió que la violencia pasara como cuchillo caliente en mantequilla.

IMG_20170705_130740

Hoy 5 de julio, cual Sísifo, vemos como volvemos a levantar la pesada peña de la historia. ¡Ay querido Sísifo, history is a bitch!

Sostenía Cabrujas en sus esfuerzos intelectuales, que Venezuela era el país del disimulo. Hoy el (des)gobierno disimula su fracaso, y la oposición disimula su éxito. El pobre quizás ya no pueda disimular su hambre.

La vida política de Venezuela es hija de los acontecimientos, no de las instituciones. Quizás sea ese nuestro destino manifiesto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s